124 Haz lo mejor

by IPUC Central Bogotá,

Para pensar

Cuando te repiten algo insistentemente, pues, tiene importancia por alguna razón. Y la frase que se repite una y otra vez, completa o en su primera parte, al final del libro de los Jueces es:

”En aquel tiempo no había rey en Israel, cada uno hacia lo que le parecía bien”.

¿Qué razón hay para repetir y subrayar, casi que en rojo, la frase?

La primera parte de la frase era incorrecta, porque sí había rey en Israel. Dios mismo la corrigió, al hablar con el último de los jueces de Israel, que fue Samuel y le dijo <<Haz caso a todo lo que el pueblo te dice. Porque no te han rechazado a ti, me han rechazado a mi, para que no reine sobre ellos>>.

Sobra decir, que luego tuvieron los reyes que querían y que las advertencias acerca de lo que esto significaba se hicieron realidad: empezando por los impuestos altos, y continuando con, lo obvio, que los reyes se quedaron con las mejores tierras y a sus compatriotas y hermanos, les tenían ahora como criados.  

La segunda parte de la frase, nos la explican cada uno de los jueces, por ejemplo Samuel, el día en que  escuchó la voz de Dios que le llamaba y respondió: <<Habla, que tu siervo escucha>>. El joven que hacía lo que le apetecía avanzó al nivel de hacer lo que Dios quiere, y fue usado para liderar a todo su pueblo en esa forma de vida, la de hacer lo que a Dios agrada. Ese cambio de perspectiva transformó su vida para bien, significó el inicio de una etapa de bienestar y progreso para su pueblo.

Dos principios básicos del liderazgo. Primero, el líder absoluto y supremo es Dios, ¡Sí hay Rey! Date cuenta que él es Rey. Segundo,  hacer lo que parezca bien no es la gran cosa; lo grandioso es enterarse de lo maravilloso que Dios quiere hacer, decir como Samuel <<Habla, que tu siervo escucha>> y vivir en función de ese principio.

Para leer

Te invitamos a regalarte, con generosidad, unos minutos de lectura bíblica. En los siguientes pasajes bíblicos puedes verificar lo estudiado en este folleto

Jueces 17 6; 21 25

Jueces 19:1; 18 1

1 Samuel 3:10

Malaquías 1 6-11

Salmo 24

Salmo 40:8

En las próximas entregas

Damos gracias a Dios por la oportunidad de compartir estos pensamientos. Este estudio es la tercera entrega de la serie Lecciones desde Jueces y la próxima entrega tiene por título Esforcémonos en Descansar. Confiamos que sea bendición para tu vida, como lo ha sido para nosotros.

Para terminar

Si te apetece, ora al Señor en palabras como estas: Tú eres el Rey, he disfrutado los beneficios de tu reinado, tu provisión, tu cuidado. Hoy me hablas, y respondo: habla, tu siervo escucha. ¿Qué quieres de mí hoy? Y si he de liderar a alguien, ¿Cómo puedo servirle?

Designed & Developed by IPUC Central Bogotá